A&E EXTRAS

¿Qué hay detrás de las noticias falsas?

Durante los últimos años se ha hablado mucho sobre este tipo de información maliciosa que circula por las redes. Este tipo de noticias existen desde que los medios existen. Sin embargo, está muy extendida la creencia de que su volumen y la velocidad con la que circulan han aumentado en los últimos tiempos.

La preocupación por las noticias falsas incluso llegó a los votantes: en Brasil, 53% de los votantes no cree en las noticias que le llegan por WhatsApp. Y el 56% de los estadounidenses cree que las empresas de tecnología deberían tomar medidas para restringir la difusión de información falsa online. Este es uno de los síntomas de la transformación más significativa en el ecosistema comunicacional del siglo XX. Una de las diferencias clave se centra en si existe o no un control de calidad sobre el contenido que se comunica. Por un lado, sistemas como el correo, el telégrafo y la telefonía no controlan los mensajes que las personas intercambian. Por el otro, las organizaciones periodísticas seleccionan y verifican la información que proveen al público.

Al fusionar en una plataforma única estas dos modalidades de comunicación distintas, las redes sociales dan lugar a un conflicto entre dos lógicas contradictorias. A esto le agregan la posibilidad de establecer conversaciones entre múltiples interlocutores y de generar micro-públicos. Esto es, espacios como los grupos de WhatsApp o de Facebook que permiten diálogos multilaterales a veces con cientos de interlocutores. Y cuentas en Instagram o Twitter con miles o cientos de miles de seguidores han dado lugar al surgimiento de influencers con un poder de convocatoria que compite con el de medios pequeños y grandes. Los diálogos multilaterales y los micro-públicos amplifican la circulación de información no verificada.

Videos A&E del mes:


Fuente: Infobae

Imagen: Shutterstock