A&EXTRAS

Los niños autistas serían un "imán" para la actividad paranormal

Sabemos que los niños autistas poseen muchas habilidades y que perciben y sienten el mundo de una manera muy diferente. También son más propensos a ver cosas que consideramos "extrañas".

 

Imanes

 

En un artículo publicado en el sitio web Psychology Today, Deborah Schurman-Kauflin, especializada en la investigación paranormal, asegura que "los niños autistas son imanes para las actividades espirituales."

 

Caso inusual 1

 

Ella cita el caso de un niño llamado Daniel, de 12 años. Desde pequeño, el niño indicó que había algo en el techo de la casa donde vivía con su madre. Cuando creció, Daniel dibujó a un hombre con un sombrero de vaquero y dijo que era él quien estaba en el techo. Su madre lo llevó a un psiquiatra.

 

La abuela de Daniel también comenzó a ver el hombre del sombrero, así como su hermano más joven. La madre del niño continuó creyendo que el niño podría estar viendo algo diferente hasta que un vecino también informó que vio al hombre del sombrero. 

 

Caso inusual 2

 

Otro caso inusual ocurrió en la casa de Billie, Ray y su hija autista, Elle. La niña afirmaba ver personas en el apartamento de la familia. Sus padres la llevaron a un psicólogo que dijo que su hija tenía una imaginación muy fértil. Sin embargo, sus padres todavía estaban confundidos acerca de la situación y pensaron que todo podría estar relacionado con la casa en la que vivían. La familia decidió mudarse a un lugar más tranquilo.

 

La mudanza no mejoró el tema de las visiones de Ellen. Billie empezó a soñar con un hombre asiático y Ray tenía la sensación de haber sido tocado por él en la cama. 

 

Billie llamó un experto en temas paranormales, quien explicó que este hombre era el "espíritu" de alguien que murió en un robo. Según el experto, el hombre sólo quería ser visto y oído. Después de una "conversación" entre Billie y el hombre asiático, las cosas se calmaron y todo el mundo logró vivir en armonía.

 

No te pierdas los episodios estreno de NIÑOS PSÍQUICOS.


Fuente: Psychology Today
Imagen: Shutterstock, Oleg Golovnev