A&EXTRAS

Los niños asesinos más crueles de la historia

Tiernos, nobles e inocentes por naturaleza, los niños son al mismo tiempo garantía de futuro y el sector más vulnerable de las sociedades. Por eso mismo, y por las ironías de un destino a veces macabro, algunos de los crímenes más aberrantes y violentos que se recuerden han sido protagonizados por menores que no superan los 14 años de edad. Estos son algunos de los casos más crueles.

 

  • Brenda Spencer (14 años):en las fiestas de 1978, Brenda recibió un rifle como regalo de navidad. Un año más tarde, la joven acudió armada a la escuela, en donde abrió fuego contra sus compañeros, hiriendo a ocho niños y matando a dos profesores. La respuesta que dio a las autoridades, cuando preguntaron por qué lo había hecho, se transformó con el tiempo en un tétrico clásico: "No me gustan los lunes".
  •  

  • Jon Venables y Robert Thompson (10 años): en 1993 los pequeños decidieron escapar de la escuela para asistir a un centro comercial, en donde secuestraron a James Bulger, de 3 años, que inocentemente los acompañó hasta las vías del tren. Allí, tras apedrearlo con ladrillos y golpearlo con una barra metálica, le quitaron el pañal, lo torturaron con baterías eléctricas y finalmente lo arrojaron bajo el tren.
  •  

  • Mary Bell (11 años): cuando fue apresada por estrangular a un bebé, en complicidad con su amiga Norma Bell, nadie notó los serios problemas que esta niña padecía. Tras ser liberada, después de declarar que todo había sido un accidente, pasaron pocos meses hasta que volvió a asesinar. Esta vez, la víctima fue Brian Howe, de 3 años, en cuyo estómago Mary Bell talló con una navaja la letra "M", después de cortarle el cabello y los genitales.
  •  

  • Eric Smith (13 años): después de sufrir los abusos incesantes de amigos y compañeros, que durante años se burlaron de su cabello colorado y abundantes pecas, decidió cobrar venganza con el más más débil: asesinó al pequeño Derrick Robie, de 4 años, golpeándolo con piedras y estrangulándolo brutalmente.
  •  

  • Cristian Fernández (12 años): fruto de la violación de su madre, este pequeño fue testigo del suicidio de su padre, que se disparó en la sien justo frente a él. Cuando cumplió 6 años, descabezó un gato por haberlo arañado. Finalmente, una tarde del año 2011, su madre debió abandonar la casa, dejándolo al cuidado de sus dos hermanos menores. Al regresar, por la noche, encontró un escenario de horror: Cristian había asesinado a golpes al más pequeño, de 2 años, y había violado a su medio hermano, de 5 años.


FUENTE: mundo.com

IMAGEN: Shutterstock