A&EXTRAS

5 juegos paranormales que no debes jugar… si quieres vivir

¿Quién no se hizo el valiente alguna vez jugando a la Ouija durante una pijamada? Si eso te dio miedo, es porque claramente no debes probar ninguno de estos aterradores juegos en los que, de animarte, corres el riesgo de atraer fuerzas oscuramente tenebrosas.

El juego de Verónica

Cuenta la leyenda que Verónica murió en su adolescencia durante una partida de Ouija y su espíritu quedó atrapado entre el mundo de los vivos y los muertos. Muchos aseguran que, si se repite su nombre tres veces frente a un espejo, ella se aparece en él.

La ruleta rusa

Vaya a saber uno por qué la gente intenta jugar a esto si quiere un poco la vida, pero resulta que este famoso método de “entretenimiento” consiste en poner una sola bala en un revolver y girar el tambor. Luego, cada uno de los presentes gatilla, por turnos, hasta que uno finalmente muere. Sin palabras.

Daruma San

El juego hace referencia a la leyenda japonesa de la mujer que murió tras tropezarse en la bañera y morir. Para jugar, uno debe llenar la bañera por la noche, sentarse en ella y lavarse el pelo mientras se repite la frase “daruma ven” con los ojos cerrados. Debe hacerse en soledad, así que… ¿quién se anima?

El diablo en el espejo

Debe ser un viernes Santo o el 25 de diciembre, ambas fechas relacionadas a Jesús, porque se supone que en esos días el demonio se aprovecha de que él no está presente. Para jugar, se deben colocar doce velas en el baño a las doce de la noche. Luego, a las 00 en punto se debe llamar 12 veces al demonio para que este aparezca. MIEDO.

El juego del cigarrillo

Los participantes se sientan frente a un espejo en un sitio en el que pasen muchas personas durante la madrugada. Cada uno debe tener dos cigarrillos y los irán fumando uno a uno hasta que el humo se refleje en el espejo con una forma demoníaca. El fantasma desaparece de a poco, pero de no cumplirse las reglas correctas, los participantes pueden sufrir grandes trastornos.

No te pierdas los episodios estreno de NIÑOS PSÍQUICOS.


Fuente: http://www.que.es